El único modo de saber cómo multiplicar nuestro dinero es conociendo lo que hacemos. La única vía que existe para disminuir el riesgo es conociendo el terreno que estamos pisando. El conocimiento es el modo de minimizar los riesgos y explorar las oportunidades.

Sin embargo, todos hemos leído el caso de gente como el del fundador de Facebook, de Bill Gates o de Steve Jobs, que son personas que abandonaron la universidad para hacer sus negocios y al poco tiempo se convirtieron en millonarios.

Y a partir de esos ejemplos se ha popularizado mucho la creencia de que “la universidad no sirve.” De hecho, existe una crítica generalizada hacia la educación. Pero se ha confundido mucho la idea principal o no se quiere ver la realidad: la gente como Bill Gates o Mark Zuckerberg dejaron la universidad, pero nunca dejaron de estudiar. Y este es quizá el punto más importante: si quieres tener éxito tienes que estudiar.

No sé si debas ir a la universidad. No sé si debas ir a un instituto. Lo que sí está claro es que tienes que estudiar. Tienes que ser un autodidacta. Tienes que volverte un experto en tu campo.

Lo único que se ha comprobado es que la universidad no garantiza el éxito, pero es de gran ayuda. Hay muchas personas con estudios que han fracasado, pero son más los que han tenido éxito.

Hace tiempo en una entrevista Bill Gates dijo: “dejé la universidad, pero siempre fui un estudiante, realmente nunca dejé de aprender, siempre he estado rodeado de libros y siguiendo a gente que de la que aprendía mucho.”

El fundador de Facebook dejó la universidad, porque sabía lo que tenía que hacer. En general, todos esos iconos de la industria tecnológica dejaron los estudios, pero sabían lo que querían, sabían lo que tenían que hacer. Ellos la tenían clara. Ellos tenían el conocimiento. Ellos no fueron loquitos que se lanzaron a probar suerte. Ellos eran gente preparada.

Por eso, es importante que nosotros entendamos que, en el siglo XXI, el capital es el conocimiento. Los negocios de hoy son intensivos en eso: en conocimiento. Podemos emprender sin cartones, podemos emprender sin dinero, pero no podemos EMPRENDER sin conocimiento.

Estudia tu rama. Vuélvete un experto en tu rubro. Sé un autodidacta. Aprende por tu cuenta y a tu manera. Si no te gusta leer, asiste a seminarios, escucha audios. Encuentra la mejor forma de aprender, pero nunca dejes de hacerlo. Se siempre un alumno, ama el conocimiento, búscalo. No puedes ir por allí siendo un analfabeto que se esfuerza a más no poder, pero que tiene la mente cerrada. Decía un gran filósofo: “el único bien que existe es el conocimiento.”