“Mi papá le dijo a mi hermano que si recibía otra llamada del profesor de física quejándose, se iba a sentar en su clase … recibió otra llamada “, contó la hermana del joven.

Lidiar con los niños, especialmente adolescentes, puede ser una tarea cuesta arriba para los adultos. Es que algunos pueden tener una personalidad difícil y todos son por naturaleza inquietos. Por eso ser padre es una tarea complicada y bueno, también ser maestro, al fin y al cabo estás intentando manejar jóvenes que no son tus hijos.  

No puedo imaginar la frustración de un maestro que tiene que soportar a los adolescentes haciendo ruido en el aula todos los días, a veces sin control. Debe ser exasperante y agotador.

Cuando el estudiante de último año, Brad seguía recibiendo correos electrónicos y llamadas de su maestra de física quejándose por sus ruidos y desorden en clase, su padre tomó medidas respecto a la situación.

Brad Howard

Entonces el pastor de Rockwall, Texas, Estados Unidos le dijo a su hijo que si no detenía sus malos comportamientos en clase, él tendría que acompañarlo y sentarse a su lado en la escuela.

Bueno, digamos que el chico de 17 años no se tomó la advertencia tan en serio. Pero definitivamente debió, porque su padre al parecer es un hombre de palabra y que no le gustan las bromas.

Brad Howard

La hermana de Brad, Molli, compartió en Twitter una captura de un mensaje de texto, en el que se ve a su papá sentado  junto a Brad mientras el joven hacía sus deberes. El padre aprovechó para sacarse una selfie, y de pasada, hacerlo pasar un poco de vergüenza.

Twitter/MolliOdum

“Mi papá le dijo a mi hermano que si recibía otra llamada del profesor de física quejándose, se iba a sentar en su clase … recibió otra llamada “, escribió la joven.

Fuente: upsocl.com