La realidad virtual en la educación abre un sinfín de posibilidades para enriquecer el proceso de aprendizaje. Gracias a una serie de experiencias inmersivas, los alumnos pueden complementar los conocimientos adquiridos en clases. Y no sólo se limita a una complementación académica, es posible inclusivo sensibilizar socialmente a los jóvenes a través de esta herramientas digitales. Exploremos algunas de las posibilidades que esta tecnología ofrece.

Prácticas realistas

El tema de la realidad virtual en la educación a veces se toma como una cuestión lúdica: los alumnos usan visores de realidad virtual para hacer viajes virtuales a destinos lejanos y/o culturales. Pero los usos de esta tecnología van más allá de simplemente movernos virtualmente. En el campo de la medicina, es posible explorar a detalle modelos tridimensionales de los órganos a tratar. Esto permite tener un aprendizaje más rico en detalles, detalles de suma importancia cuando estos alumnos lleven sus conocimientos enriquecidos a las mesas de operación.

Conciencia social

Cuando mencionamos las visitas virtuales, estas normalmente se desarrollan como una experiencia semi-turística. Los alumnos recorren lejanos puntos del globo (incluso del universo y los confines atómicos) mientras aprenden detalles sobre estos interesantes lugares. Pero la realidad virtual también puede ser usada para concientizar sobre las carencias y dificultades que viven diferentes grupos sociales. Algunas escuelas han creado recorridos virtuales que muestran de cerca a los alumnos cómo viven comunidades vulnerables y cuáles son los retos que enfrentan en su vida cotidiana (por ejemplo, los refugiados sirios en diversos países de Europa). Esto permite a los jóvenes desarrollar empatía y comprender un poco mejor el cómo podrían ayudar en un futuro a estos grupos humanos en situaciones desfavorables.

Más allá de los planos

Un último método que complementa la educación es la visualización de modelos dinámicos en los ramos de la arquitectura y la ingeniería. Mediante los planos creados en herramientas como Auto CAD, es posible crear los mismos espacios a escala 1:1 para ser recorridos a través de visores de realidad virtual. Pero no sólo eso, sino que también es posible ver las simulaciones de los esfuerzos físicos a los que está siendo sometida la estructura en sus puntos de apoyo. Se pueden mostrar también las ubicaciones de tuberías y cableado, ventilación, gas, etc. De esta forma, se tiene un conocimiento integral de las estructuras diseñadas y de cómo ciertas decisión en su planeación afectan a una escala real.

No importa en qué ramo educativo te desempeñes, en Inmersys estamos listos para ayudarte a crear la próxima gran experiencia educativa para llevar a los alumnos a una experiencia más integral e inmersiva, mejorando así su proceso de formación.

 

Fuente: www.inmersys.com