El dinamismo demográfico en las comunidades urbanas en México, y en general de la región latinoamericana, indica que los grupos con mayor crecimiento son aquéllos cuya edad es de 30 años o más. Esta población se caracteriza por demandar servicios de mejor calidad y, el ámbito educativo no es la excepción pues buscan incrementar su nivel académico a través de especializaciones, maestrías y doctorados.

Quienes buscan estudiar un posgrado lo hacen pensando más allá de tan sólo adquirir mayor conocimiento, tienen el interés de vivir una experiencia de aprendizaje que los ayude a adquirir las habilidades necesarias para enfrentar y resolver los retos del actual mundo laboral, y que al mismo tiempo, les permita abrirse puertas en cualquier lugar del
mundo.

Por otra parte, un gran número de reclutadores insisten en la necesidad de contar con una fuerza laboral que sea capaz de entender y desenvolverse en un ambiente de negocios internacional, lo que hace aún más atractiva la opción de crear relaciones en un ámbiente cosmopolita.

 
De clases por el mundo
Un reciente estudio realizado por el Graduate Management Admission Council, en el que se entrevistó a más de 10,000 estudiantes potenciales de posgrados, identificó que el 25% de los encuestados estaba considerando estudiar una maestría con duración de un año (15% más que en 2009) y de ellos, más de la mitad prefiere tomar clases a través de intercambios al extranjero.

Diversas universidades en el mundo con maestrías afines a la administración, ya han integrado plan es de estudio que incluyen estancias en diferentes países. Un ejemplo es la Universidad de Georgetown, cuyos estudiantes viajan a Santiago de Chile para llevar a cabo casos de estudio sobre Inversión y Libre Comercio en dicho país y, unas semanas después, se dirigen a Frankfurt para examinar el impacto del Brexit en la Unión Europea.

 

Fuente: Universidad Panamericana Blog.