Planear la educación de los hijos requiere de análisis. Cubrir los costos de la educación universitaria, se vuelve posible mediante el uso de fideicomisos. Evalúa tus opciones con base en la edad de tus descendientes.

Mediante la figura de fideicomisos, los padres de familia pueden comenzar a administrar recursos para este fin.

FIDEICOMISOS

Un fideicomiso es la disposición de recursos a una entidad financiera como fiduciaria, a fin que administre los recursos y cumpla con la voluntad del autor del fideicomiso al que se denomina fideicomitente.

De acuerdo con Oscar de los Reyes Heredia, director del Departamento de Derecho del Tecnológico de Monterrey, campus Santa Fe, además de los rendimientos, se pretende asegurar que la administración de los recursos o bienes puedan ser manejados adecuadamente.

Para hacer uso de esta figura es importante acercarse a la institución bancaria de su preferencia, a fin de conocer cuáles son los requisitos mínimos en cuanto a los recursos.

TIPS

Verifica. Cuál es la cantidad de la que dispone y su capacidad de ahorro para invertir en los planes.

Si tus hijos son pequeños. Se recomienda evaluar si se traslada el recurso a un fideicomiso.

Acude directamente. Varias instituciones educativas ofrecen planes a futuro. Esto se recomienda para hijos mayores o que tengan un plan de estudios más definido.

Revisa los plazos. Se recomienda que el pago de una prima educativa se realice de forma anual. Asimismo, que se revisen los rendimientos otorgados en el contrato.

 

Fuente: El financiero.