La transformación de los estudiantes en “ciudadanos del mundo” impulsa el desarrollo de habilidades interculturales.

Los jóvenes han aumentado sus viajes de manera significativa en la última década. De hecho, 57% de los estudiantes de América Latina entre 13 y 18 años han buscado experiencias en el exterior, con la principal motivación de explorar las culturas más allá del progreso académico.

Eso se desprende de una encuesta realizada por AFS Programas Interculturales, una organización no gubernamental sin fines de lucro que promueve oportunidades de aprendizaje interculturales.

Le puede interesar: Por qué aprender inglés no es suficiente

Según la organización, estos viajes acompañados de un proceso de aprendizaje intercultural permiten a los estudiantes desarrollar una habilidad denominada competencia global y ciudadanía activa.

Por esto, la apuesta de AFS con su modelo educativo busca desarrollar cinco competencias básicas globales e interculturales en los estudiantes: conciencia de sí mismo, pensamiento crítico, empatía, conocimiento y conciencia cultural, y compromiso de contribuir a la comunidad mundial.

Y es que, de acuerdo con el organismo, la transformación de los estudiantes en ciudadanos globales les permite tomar un papel activo en su comunidad para buscar un mundo más igualitario, respondiendo a las necesidades de las universidades y trabajos del mundo actual.

Para analizar lo que representa el desarrollo de este tipo de habilidades, AFS Colombia, que está cumpliendo 60 años de operaciones, realizó recientemente, con el apoyo de Semana Educación, el foro ‘Educación: aprendizaje intercultural y ciudadanía global’. El evento contó con la presencia de Michael Vande Berg, experto en educación; Paula Andrea Henao, directora de relaciones internacionales del Icetex; Antonio Roveda, director de Aura Creative de la Unab; Daniel Obst, presidente mundial de AFS, y Andrea Escobar, directora de Semana Educación.

Le recomendamos: Cuatro secretos para tener empleo siempre

El encuentro sirvió para analizar y promover la educación en ciudadanía global, como eje fundamental para el desarrollo de competencias esenciales para un mundo más conectado, pacífico, sustentable y respetuoso de las diferencias culturales.

El foro trabajó con la premisa de que “no necesariamente tener una experiencia internacional te convierte en ciudadano global, se requiere una serie de competencias claves, así como tener presente la importancia de la formación del docente en la interculturalidad y el acompañamiento de los estudiantes”, según dio a conocer AFS.

Inclusión en la prueba PISA
Desde 2018, como parte de la nueva estrategia de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (Ocde), denominada ‘El futuro de la educación y las habilidades’, la educación se orienta tanto a las destrezas básicas para la vida como a las distintas formas de conocimiento, actitudes y disposiciones de la nueva generación. Esto se refleja en la inclusión del componente de competencia global en las pruebas Pisa, que el año pasado presentaron 13.718 estudiantes en Colombia.

Puede leer: Cómo Portugal logró convertir su sistema educativo en uno de los mejores del mundo

La competencia global es la capacidad de examinar cuestiones locales, globales e interculturales; así como de comprender y apreciar las perspectivas y puntos de vista del mundo y de los demás.

Michael Vande Berg, experto en el tema, sostiene que este componente de las pruebas Pisa se adquiere gracias a un proceso que se denomina aprendizaje intercultural. Y concluye que “es común creer que los estudiantes hacen este proceso de forma natural cuando cruzan una frontera nacional, política, cultural o lingüística. El estudiante, en cualquier viaje, estará en situaciones en las que va a encontrar diferencias culturales y va a tener que descubrir la manera más apropiada de afrontarlas. Sin embargo, aunque esta inmersión en la experiencia es importante, es más importante analizar si hay una persona ahí, realizando el acompañamiento intercultural”.