Si uno de tus propósitos es crecer profesionalmente, debes saber cómo hacerlo más rápido y mejor.

Llegó el año nuevo y decidiste que es momento de crecer profesionalmente, ¡felicidades!

Revisas el curso, la licenciatura o la maestría que te interesa y después de evaluar los pros y contras por fin eliges uno(a).

¡Eso es genial! Darás el paso más importante y tu ánimo estará por las nubes… hasta que llegue la primera clase, y la segunda, y la tercera y encuentres que tu ritmo de vida y de aprendizaje ya no son los mismos de hace unos años. ¿Por qué tendrían que serlo?

Cambiaste: con los años tu forma de procesar la información es otra, tu manera de manejar el estrés también y, en general, tu nivel de adaptación debe ser mayor.

¿Qué debes hacer antes de regresar a la escuela? Hay tres factores clave:

 

Antes de tomar la decisión

En su artículo para el sitio de Forbes, 12 Tips For Professionals Who Want To Go Back To School, la editora Jacquelyn Smith plantea tres preguntas clave:

¿Estás motivado o estás comprometido? Una hará que comiences con el mejor de los ánimos, pero la segunda es la que te mantendrá en el camino para concluir tus materias.

¿Cuál es tu razón de peso para estudiar otra vez? La escuela es una gran inversión para buscar un ascenso o una nueva carrera profesional; pero no es algo que dé resultados inmediatos y debes estar consciente de ello.

¿En realidad te ayudará a alcanzar tus metas profesionales? Es aquí cuando debes preguntar y resolver todas tus dudas con las escuelas a las que te acercas antes de inscribirte a un programa.

 

¿Eres online o eres offline?

Una licenciatura o maestría en línea tiene la misma validez en el mercado laboral que una licenciatura o maestría presencial (claro, siempre y cuando estés seguro de que cuenten con RVOE, conoce aquí de qué se trata).

Sin embargo, en la forma de tomar clases o interactuar con el profesor es en donde cada persona debe saber cuál es su mejor opción.

Esta infografía te orientará mejor:

estudiar-presencial-offlines.jpg

 

¿Y cómo aprendes mejor?

Algunos somos muy visuales: los diagramas y los mapas mentales son grandes herramientas.

Otros son más auditivos: los audiolibros y grabar los resúmenes son una buena opción.

Y varios más son kinestésicos: aprenden más haciendo que sólo recibiendo la información.

Esta infografía te ayudará a saber qué tipo de estudiante te va mejor.

tipos-de-estudiante.jpg

 

Fuente: OCC educación