“Yo no sé por qué son tan diferentes, si los hemos educado a todos por igual”

Típica frase de padres y muy alejada de la realidad…

No se educa igual a un primer hijo, que a un segundo o un tercero.

Normalmente, al primer hijo se le dan más responsabilidades, mientras que al último es al que se le permite tener más caprichos y es el cuidado por los hermanos mayores.

De esta manera, lo que se consigue desde la infancia que es cuando más aprenden los niños, y lo que más les marcará para el futuro, es a actuar en sus vidas en función del modo en que ellos están aprendiendo.

Si tu hijo aprende a cuidar de los hermanos, aprenderá que siempre es el mayor y el que tiene la mayor responsabilidad, mientras que el pequeño aprenderá a recibir cuidados constantemente y a depender de su hermano.

Pero bueno, todo esto lleva además mucha información detrás. La información que heredamos de nuestros padres y nuestros ancestros. Todos ellos influyen en nosotros de manera inconsciente.

TE SITÚO UN POCO…

Los humanos compartimos un 97% de nuestra biología con el resto de humanos. Todos tuvimos el mismo, pero hemos ido evolucionando a lo largo de millones de años con lo que se han creado las diferentes especies que hoy existen en la Tierra. Algo que aún compartimos todos es el hecho de querer asegurarnos la supervivencia.

De la misma manera que en el mundo animal, un león lucha con sus hermanos para sobrevivir y ser alimentado, nosotros los humanos luchamos para obtener el mayor alimento emocional posible de nuestros padres: caricias, reconocimiento, protección, apreciación… porque lo que más necesitamos es el AMOR de forma que sentimos que pertenecemos al clan y se nos da una identidad propia.

RANGOS DE HERMANDAD

Para empezar voy a hablarte de los rangos de hermandad, ¿qué son?, muy fácil, al nacer, se te da un lugar en la familia, eres el primero, el segundo, el tercero…

Esto representado en el árbol genealógico sería algo así:

Los triángulos representan hombres, y lo círculos mujeres.

Además de esto, la numerología tiene un gran papel en nuestras vidas, hay números que guardan mayor similitud con otros por rasgos de apariencia similares, y esto quiere decir que tienen la misma memoria. Te lo enseño con un ejemplo:

Estos números representan el lugar de llegada a la familia con respecto a los hermanos.

Los números 1, 4 y 7 tienen barras, 2, 5 y 8 son barras y círculos y 3, 6 y 9 son círculos por ello en numerología se dice que guardan mayor relación.

En los Ciclos Celulares Biológicos Memorizados de Marc Fréchet, padre de lo que conocemos como Proyecto Sentido, se habla del pensamiento inconsciente colectivo de la “Trinidad” y de una resonancia o afinidad de patrones de conducta y personalidad en los miembros de la familia. Básicamente, el 1er hijo que nazca va a tener la misma personalidad que el 4º y que el 7º hijo, el hijo 2º será afín con el 5º y el 8º, y por último el 3º resonará en mayor medida con el 6º y el 9º (si hay más hijos se van añadiendo en la columna hacia abajo siempre siguiendo el patrón de las 3 columnas).

Esta información acerca de cuál es tu rango de hermandad, viene dada desde el vientre materno. Es importante contar los abortos tanto voluntarios como involuntarios, niños nacidos y niños nacidos muertos, todos tienen un lugar en tu familia, y aportan energía a tu árbol familiar con información muy valiosa. Una vez tengas el número de hermanos que sois, se contabiliza en este orden: masculino, femenino y realización y vuelta a empezar.

El UNO adquiere la energía de hombre, masculina, la persona protectora.

El DOS adquiere la energía femenina, de mujer, aquí se forma la pareja.

El TRES es la realización del hijo, la cifra de la creatividad, el hijo es la mayor creación.

Esta regla sirve entre hermanos, el 1 y el 4 tendrán personalidades similares pero a nivel vertical esto también surge efecto ¿qué quiere decir esto? Pues que si tú eres un hijo número 1, tendrás mayor afinidad con tu hijo 1º, y si tu pareja es un número 3 tendrá mayor afinidad con el hijo 3º. Se extiende a todos los miembros de la fratria, vale para abuelos tíos,…¡haz la prueba! Un abuelo que es hijo 2º tendrá más afinidad con un nieto 2º por ejemplo.

Cuando hablo de afinidad me refiero a personas que se entienden mejor, se comprenden, son cómplices, tienen semejanza física y/o conductual etc y, que también repiten ciertos programas de forma inconsciente, como enfermedades, conflictos de relación o laborales, etc.

Cuando analizamos el árbol transgeneracional tenemos en cuenta el hecho de que determinados comportamientos inconscientes se transmiten de generación en generación de manera que influyen en nuestro desarrollo a lo largo de la vida. Es imprescindible identificar los vínculos que hay entre los miembros del clan para ver los programas que se heredan y así conocer la lógica del árbol genealógico.

>Las fechas tienen una gran importancia, tenemos gran cantidad de fechas, de nacimiento, concepción, muerte, abortos, casamientos, divorcios, el día que conociste a tu pareja o que empezásteis a salir, una mudanza, un accidente, la llegada de una mascota a tu vida, todas las fechas aportan información al árbol.

El estudio del árbol es para tomar conciencia de los programas inconscientes adquiridos y así poder liberarse de ellos, somos una expresión del clan familiar, un eslabón más en la cadena.

En la lectura vertical del árbol genealógico (de bisabuelos a abuelos, padres e hijos), podemos descubrir los programas que hemos heredado, mientras que en la lectura horizontal, en la que se estudia el rango de hermandad, se comprueba que el orden filial también es importante para ver el rol que adquirimos dentro del clan familiar. Este rango de hermandad define nuestra personalidad y forma de relacionarnos.

Nunca ningún hermano tiene los mismos padres, porque cada padre en función de sus propias circunstancias y rango de hermandad es diferente con cada uno de sus hijos, y los hijos actúan en función de la asignación que se les ha dado en el clan.

Aunque tú como padre o madre, enseñes los mismos valores y la misma educación a tus hijos, seguro que cada uno es diferente: puede que sean muy amigos o que se lleven muy mal, que uno sea muy responsable y otro muy irresponsable, que a uno le encante leer y quedarse en casa solo y que a otro le guste salir y estar rodeado de personas. ¿Te suena de algo o reconoces a alguien? ¿Conoces a dos hermanos que se comporten igual? O, ¿conoces a hermanos de una misma familia que tengan la misma educación y a uno le guste mucho la tranquilidad mientras que el otro prefiere estar fuera de casa y rodearse de gente?

Sí, se “supone” que tienen la misma educación, pero hay algo más a parte que marca la diferencia entre ellos.

El orden de nacimiento es igual de importante que el género

El orden de nacimiento y sexo originan lazos invisibles inconscientes con otros miembros del árbol que ocuparon el mismo rango de hermandad. Por ello, el lugar filial determina el desarrollo de la personalidad.

Muchas veces aunque nazca una primera hija y luego un niño, se le da la categoría de primero al segundo hijo por el hecho de ser varón, creando así un cambio de roles y confusión.

El hijo al que le han quitado su rango de hermandad se puede sentir desplazado, inseguro con baja autoestima y con conflictos de identidad. Al que se le ha otorgado una mejora en el rango de hermandad contará con el apoyo de los padres pero con una culpabilidad inconsciente ya que sabe que ese lugar no le pertenece. Los padres tienen que reconocer estos cambios y darle el valor y lugar a sus hijos que les correspondía inicialmente para aceptar su identidad, y evitar consecuencias negativas en la personalidad de sus hijos.

Además, los padres actúan de modo muy diferente con los hijos, no es lo mismo tener un hijo y sentir que siempre lo has querido tener, y que es el momento idóneo para tenerlo que quedarse embarazada por accidente e intentar abortar.;o que nazca un hijo del sexo contrario al que deseabas. También influye el entorno, tener un bebé en un momento de tu vida en el que eres muy feliz y te va bien económicamente, es diferente a tenerlo cuando acabas de perder un ser querido o no tienes casa, por ejemplo.

El entorno social y cultural es de relevancia también, te puedes imaginar la diferencia entre nacer en una nación libre y próspera sin guerras a vivir en una dictadura o en medio de una crisis etc. Por lo tanto, las vivencias de los padres desde los 9 meses antes de la concepción hasta la gestación y los primeros años de vida influyen en gran manera en el papel que se le asigna a cada hijo, y de esta manera puede causar rivalidad, competencia, conflictos, envidias etc entre hermanos. El control de natalidad también influye, y, el hecho de que hoy en día sea más fácil el aborto crea más hijos de sustitución.

Añadir, que además del rango de hermandad, la situación socioeconómica y emocional de los padres, existe otro factor importante para que un padre o madre se comporte diferente con sus hijos, y es el hecho de que un hijo sea doble de alguien del clan (por ejemplo, la mamá del bebé perdió a su propia madre cuando era pequeña, y ahora su hija es doble de su madre a través de las fechas en el árbol genealógico).

EL PRIMER HIJO, EL PRIMOGÉNITO

Los primeros años de vida disfrutan del amor y atención de los padres y del resto del clan, más aún si son los primeros en la familia, pero con la llegada de un nuevo hermano todo cambia y viven un conflicto de pérdida, la atención se dirige en esta ocasión hacia el nuevo hermano y se le añade el hecho de que tiene que compartir.

En este momento el primogénito puede actuar aislándose, o se puede convertir en enemigo de su hermano. Especial relevancia aquí la figura de los padres para educarlos en armonía, amor y comprensión de las emociones que cada uno está vivenciando en ese momento.

Generalmente, un primogénito es responsable y ordenado, líder y seguro de sí mismo. Sabe que es especial, y que tiene un puesto reconocido entre sus padres, se cree fuerte y es la voz que los hermanos escuchen.

A menudo se le otorgan responsabilidades que realmente son de los padres: cuidar de otros hermanos, limpiar en la casa o cocinar, recados, y hasta ayudar en el negocio familiar.

El primogénito representa el linaje paterno, incluso en ocasiones el parecido físico es mayor con el padre

Los padres deben ser cuidadosos y no sobrecargar al hijo primogénito con responsabilidades, esto puede crear que se sienta obligado de por vida a cuidar de sus hermanos y de ellos, incluso puede llegar a olvidarse de sí mismo muchas veces.

Las hija primogénita, asume el rol de cuidadora, se convierte en madres simbólicas de sus hermanos y muchas veces de su propia madre también.

Los hijos primogénitos son patriarcas, el que hace de“guía”. El resto de hermanos le siguen y obedecen. Las características masculinas están muy presentes. A tener en cuenta al padre, abuelo y bisabuelo para comprender la carga emocional que le afecta.

Se caracterizan por una gran sensibilidad en cuanto al linaje paterno y a los programas inconscientes de otros primogénitos en el árbol.

Un primogénito con padre ausente, familia paterna no presente o que haya sido abandonado por éste, es un “rehén” de secretos transgeneracionales de carga emocional negativa.

Los primogénitos asumen responsabilidades, les gusta creerse irremplazables, sentir que tienen el poder y ser líderes. Pueden ser autoritarios y le dan importancia a lo material.

Son pragmáticos y el fracaso no les desanima.

Con sus parejas son sensibles y tímidos, actuarán conforme han aprendido toda su vida, siendo el protector y líder, el que gobierna en la relación, y se juntará como pareja con alguien que sea un hermano pequeño, ya que ha aprendido a seguir las normas de un mayor y a que le cuiden.

Los primogénitos como padres tendrán el papel de controladores y estrictos.

UN PRIMOGÉNITO VARÓN AL QUE LE SIGUE UNA HERMANA

Tiene un don natural para cuidar a las mujeres, es atento y comprensivo. Sabrá elegir pareja mejor que otros hombres y trabajar con una mujer será muy fácil para él.

PRIMOGÉNITA MUJER, A LA QUE SIGUE UNA HERMANA

Actuará como madre con ella. Es responsable, estricta, preocupada por los demás y controladora.

Cuando cree su propia familia será controladora con su marido e hijos. Son sacrificadas, ponen a todos por delante de ella, olvidándose de sí misma. Tienen una muy buena relación con el padre, incluso pueden sentirse mal por ser su preferida. Como rol materno que adquiere puede presentar dificultades a la hora de tener contacto físico con personas del sexo opuesto, puede llegar a molestarle que el hombre busque su contacto.

Su pareja ideal es un hermano menor de hermanas, o un hombre con el mismo rango de hermandad que su padre.

PRIMOGÉNITO VARÓN AL QUE SIGUE UN HERMANO

El primogénito se convierte en guía pero puede haber una relación difícil. Piensan de forma diferente se sienten diferentes, se crea una especie de competencia para ser uno mejor que otro pudiendo llegar esto a conseguir que se conviertan en enemigos.

PRIMOGÉNITA MUJER A LA QUE SIGUE UN HERMANO

Esta primogénita tiene una conexión especial con la abuela y tías paternas y le atrae el mundo de lo masculino.

Ha aprendido a cuidar de los hombres, sabe tratarlos y ellos la valoran. Sin embargo con hombres primogénitos puede tener una lucha constante por obtener el mando. Se caracteriza por ser fuerte e independiente. Se le da bien dirigir y se entiende mejor con el mundo masculino.

En el trabajo a los hombres los tratará como hermanos pequeños.

EL SEGUNDO HIJO

El que tiene que luchar por hacerse eco en la familia, encontrar el lugar, destacar por algo y hacer ver que también vale.

Su posición le da neutralidad y un mayor equilibrio emocional, aunque no tiene claro lo que sienten sus padres hacia él, lo que hace que se compare con sus hermanos.

Es comprensivo, flexible y coopera, aún así no deja de ser competitivo. Busca en sus amigos la atención que siente que le falta en casa, conviertiendo así a sus amigos en una familia de compensación. Esto le da ventaja ya que augura actitudes de emprendedor con éxito

Creará una personalidad opuesta a la de su hermano mayor y menor.

HIJO SEGUNDO VARÓN, PRECEDIDO DE UN PRIMOGÉNITO VARÓN

Será competitivo, y si el padre es hermano segundo como él, se identificará más con él creando más rivalidad con el primogénito.

Dado que no tiene claro qué lugar ocupa dentro de los sentimientos de sus padres, buscará amigos que le entiendan, y protejan.

>A nivel laboral le va bien recibir órdenes, aunque puede ser desafiante y apostar por puestos mayores en la empresa. Con las mujeres es generoso y permisivo.

HIJO SEGUNDO VARÓN PRECEDIDO DE UNA PRIMOGÉNITA

Lucha por ser el mejor, y puede tener una personalidad muy femenina y emocional o por el contrario rígida y dura. Copia al padre como referente, necesita entender cómo funcionan los hombres. En cuanto a la pareja, espera que lo cuiden y protejan, para él cuentan sus propios intereses, le resulta muy fácil seducir a las mujeres.

HIJA SEGUNDA PRECEDIDA POR UN PRIMOGÉNITO

Puede conseguir lo que quiera de los hombres, es cálida, amable, sensible y femenina. Le resulta fácil socializar y encontrar compañía. Se casa antes que el resto de hermanos, y si no, no le preocupa porque tiene hermanos con los que sabe que puede contar. Su mejor opción como pareja es un hermano mayor, y está dispuesta a adaptar su estilo de vida al del hombre que ama.

HIJA SEGUNDA PRECEDIDA POR UNA PRIMOGÉNITA

Vive en función del reconocimiento de los demás, es competitiva con hombres y mujeres. Se identifica con su madre y abuela materna, sobre todo si tienen el mismo rango de hermandad. Necesita que su marido le ayude en la crianza de los niños, le cuesta manejarlos y que le escuchen. Precisa de la ayuda de su madre o de una hermana para hacerse respetar, sus hijos no las ven con autoridad y esto puede causar que sean hijos conflictivos.

HIJO PEQUEÑO

El benjamín de la familia. Su llegada es diferente a la que tuvieron sus hermanos, los padres ya tienen experiencia y tienen su rol bien definido.

Este hijo es el que tiene más derecho a todo, se le deja hacer más cosas de las que pudieron hacer sus hermanos cuando él tenía la misma edad, aunque es verdad que también goza de menos control que el resto. Tiene más libertad.

>De esta manera desarrolla la simpatía y el encanto para poder seducir, de esta manera se le pone en controversia con el resto de hermanos ya que acapara la atención en la familia.

Al igual que el primer hermano se siente con más derechos y se creen especiales.

Como de pequeño no le han dado responsabilidades no buscará en la vida experiencias que requieran gran responsabilidad.

Por otra parte, puede estar sobreprotegido, y resultar poco respetuoso con la autoridad.

Uno de los inconvenientes del hijo menor es el de heredar programa inconscientes como el de hijo bastón, ese que tiene que cuidar de los padres, puede padecer “sobrepeso” porque inconscientemente tiene que cargar con el padre y la madre en la vejez.

Muy raro que piense en casarse o formar su propia familia y salir de casa si sus padres aún viven, tiene que cuidar de ellos.

Si se lleva más de 5 años de diferencia con el resto de sus hermanos es como si fuera hijo único, así que actuaría como tal.

HIJOS ÚNICOS

Si tienes un hijo único, siempre está rodeado de adultos y esto le caracteriza por convertirse en un niño muy maduro

Son afortunados, tienen: tiempo, atención y dinero.

Todo el tiempo y atención de sus padres es para ellos, no tienen que compartir con nadie juguetes, regalos ni la paga es menor porque sean más a repartir.

Son creativos e independientes ya que la mayor parte del tiempo juegan solos. Los padres ponen todas sus expectativas en ellos, estudios, trabajo, familia y continuar con el clan familiar para que no se extinga, de forma que tiene una carga emocional extra.

El complejo atlas se puede manifestar, hace referencia a tener que llevar sobre sus propios hombros todo el peso transgeneracional, en soledad, no tiene hermanos que le puedan ayudar, a los que pedir consejo. Echa de menos tener hermanos y compartir responsabilidades y confidencias. Se puede sentir culpable inconscientemente si la madre tiene abortos.

Profundizando un poco más a nivel transgeneracional, estos hijos únicos pueden cargar con memorias de conflictos entre hermanos en anteriores generaciones y así la respuesta inconsciente es el deseo de estar solos para evitar enfrentamientos que hubo anteriormente. Se puede valorar además, el hecho de que pueden estar reparando un exceso de hijos en generaciones anteriores, por lo tanto la respuesta inconsciente ahora sería “tener pocos hijos”.

Si es hijo único varón, el linaje paterno es muy importante además del rango de hermandad. Un padre que sea hermano mayor de hermanos se llevará bien con su hijo único. Puede ser líder pero prefiere asesorar más que ser mando.Tenderá a buscar una pareja que haga el rol de madre pero que acepte sus decisiones, normalmente será otro hijo único o un hermano mayor. Si tiene un hijo preferirá que sea varón.

Una hija única, aplaca toda la atención, le gusta ser la preferida y que la miren y la mimen.Le cuesta compartir más que a otras mujeres. Busca en su pareja que haga de padre con ella no es capaz de dejar de lado su personalidad egocéntrica en relación a los hombres. Muy importante que esta pareja acepte a su madre ya que es una persona muy especial para ella, la madre siempre la va a proteger más que otras madres lo hacen con sus hijas.

A la hora de ser mamás, las madres que han sido hijas únicas son exigentes. Pueden ser felices teniendo sólo una hija, pero a veces prefieren tener más de un hijo para que puedan compartir, jugar y tener un apoyo en la vida adulta así como no lo tuvieron ellas. Estas mamás, si tienen un hijo le verán mayor parecido a su padre que a su marido o pareja.

MELLIZOS Y GEMELOS

Gemelos y mellizos, tienen una relación muy especial entre ellos, uno adquiere el linaje paterno y el otro el materno. Si tienen hermanos más pequeños actuarán de hermanos mayores.

Destaca la relación tan especial que tienen. Vivieron 9 meses juntos en el vientre de su madres compartiendo o no bolsa y placenta lo que les hace muy intuitivos.

Si al nacer son niño y niña, son los padres los que les dan el rol que ejercerán dentro de la familia.

HIJOS ADOPTADOS

El hijo adoptado, trae consigo muchas cargas transgeneracionales, y luego añade a las suyas las nuevas del clan al que va a pertenecer a partir de ahora.

De especial importancia el momento en el que llega a la nueva familia. No será lo mismo si en su nueva familia actúa de primogénito, mediano, pequeño o único. Si llega antes que sus otros hermanos (biológicos o adoptados) será un primogénito y todo será más fácil para él. Si llega cuando ya hay hermanos implica cambios en los rangos de hermandad que generan cambios en el resto de hermanos pudiendo causar conflictos de identidad

Sobreprotegido por los padres y un extraño para los hermanos ya que se ven obligados a competir por el cariño y atención paternal. Además también es sobreprotegido por el entorno fuera de la familia. Adquirirá los roles de hermandad según su edad y escogerá pareja de acuerdo a esto.

Puede que cuando crezca sienta conflicto de lealtad con sus padres adoptivos si desea conocer a sus verdaderos padres. Puede sentir rencor por haberlo abandonado, o puede sentir mucha pena.

¿Qué te ha parecido el artículo? ¿Qué rango tienes entre tus hermanos? ¿te sientes identificada con el rango de tus padres o de algún tío o abuelo? ¿y cómo ves a tus hijos ahora?

 

Fuente: soniafernandezbecerra.com