CIUDAD DE MÉXICO.- En los últimos 13 años, el grueso de la población no ha visto mejoras significativas en su ingreso, ya que 50.7 por ciento de los ocupados no tuvo incrementos en su salario en términos reales frente al año previo, reveló un reciente estudio de Movilidad Laboral del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

¿Rico o pobre?, esto es lo que debes ganar en México para ser de la clase media

Rodolfo de la Torre, director del Programa de Desarrollo Social con Equidad del CEEY, explicó a Excélsior que a partir de datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, 22.7 por ciento de la población que estuvo ocupada vio incrementar su ingreso respecto al año previo en el que trabajaron entre 2005 y 2019.

De la Torre expresó que esta situación está relacionada con el bajo acceso a la formalidad, pues 60 por ciento de las personas que forman parte de la fuerza laboral nunca han tenido acceso a seguridad social, situación que limita tener las prestaciones laborales que marca la ley.

Destacó que el acceso a la capacitación es impedimento para mejorar los ingresos, pues, en promedio, cada año 6% de los trabajadores reporta haberse capacitado para mejorar sus habilidades.

52.4 millones de personas enfrentan la situación de pobreza en México

FACTORES

De la Torre destacó que, pese a que trimestralmente el INEGI reporta alrededor de 35 por ciento de los ocupados con acceso a instituciones de seguridad social, el seguimiento histórico arroja que “sólo 27 por ciento es quien tiene constantemente acceso a estos organismos en virtud de su empleo”.

Comentó que, en promedio, hay una franja de 11 por ciento de los ocupados que entra y sale de la seguridad social, lo cual muestra una baja movilidad. “En ausencia de que la mayoría de la población tuviera siempre seguridad social (situación deseable), lo mínimo que quisiéramos es que la franja de entradas y salidas fuera más grande, de modo que la mayor parte de la población se beneficie, así sea temporalmente. Pero esto tampoco ocurre”.

En lo que se refiere a la capacitación, el especialista del CEEY dijo que el número es muy bajo, y está muy asociado a estar ocupado en la formalidad y en empresas medianas y grandes.

¿Se ha logrado reducir la pobreza en México? El FMI realizó un estudio

Si 6 por ciento que combina actividades de estudio y trabajo es muy bajo si se compara con los formales (27 por ciento), entonces lo es más cuando se compara con toda la población ocupada. Además, existe una gran concentración entre quienes se capacitan: generalmente son las mismas personas los que estudian en más de una ocasión, entonces está muy sesgado el porcentaje. Quienes trabajan en tienditas o negocios informales, por ejemplo, ni siquiera tienen acceso a mejorar sus procesos”, comentó De la Torre.

 

FALTA DE MOVILIDAD

Una de las conclusiones del estudio del CEEY es que el mercado laboral no tiene movilidad, es decir, que no todos logran aumentar sus ingresos. “Nuestro índice mide el porcentaje que lograron mejorar sus ingresos y se le resta a los que empeoraron sus ingresos. El resultado es 0.14 por ciento de movilidad, es decir prácticamente no hay movilidad”, expresó.

Dijo que esto significa que quienes comienzan en un nivel alto de ingreso permanecen en esa posición, y lo mismo ocurre para quienes inician en la parte baja.

PROPUESTAS

De La Torre sugirió que mejorar los ingresos implica desligar la seguridad social del trabajo con un esquema universal y dar incentivos para que las empresas permitan la capacitación de los empleados a fin de que puedan tener movilidad laboral.

 

Fuente: dineroenimagen.com