Desde que nacen, los chicos van demostrando interés por algunas cosas y desestimando otras. Los padres podemos hacer muchas cosas para estimular su espíritu de búsqueda y exploración y acompañarlos en el camino de acercarse a eso que «serán» o querrán ser en el futuro. Empieza hoy.

chas veces los padres nos preguntamos qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a escoger una profesión u oficio compatible con sus habilidades, y cuándo conviene empezar con esa tarea. Los expertos aseguran que desde muy temprano es posible contribuir al desarrollo de una vocación, y que hay muchos gestos y actitudes que podemos tener en esa dirección.

En primer lugar, es clave tener en cuenta que todas las actividades que hacen los chicos van formando de una otra manera su personalidad y su carácter, y que esa influencia va cambiando en función de las etapas de desarrollo psicomotor.

Es importante atender qué tipo de actividades prefieren nuestros hijos y advertir sus aptitudes en los distintos juegos. En general, los chicos aprecian mucho cuando sus padres se involucran.

Demostrar el valor del trabajo y motivación

Es recomendable hablarle a los niños positivamente sobre los trabajos que observan dentro de su comunidad, en la televisión y en Internet y ayudarlos a verse en diferentes roles. Al permitirles realizar actividades que les apasionan, los estamos ayudando a seguir sus sueños.

También es bueno alentarlos si quieren ser campeones de algún deporte, aunque sea algo difícil de alcanzar, porque así aprenderán el valor de la persistencia. Es clave motivarlos desde niños y explicarles que trabajar es gratificante más allá de la remuneración, y enseñarles a entender el trabajo como una manera de ayudar a la sociedad, de desarrollarse y de alcanzar satisfacción personal.

Explorar varias profesiones

La psicóloga española Rosa María Miguel, del sitio saberpsicologia.com, habla sobre los beneficios de exponer a los niños a actividades relacionadas con la profesión que desean elegir. Según la experta, cuantos más oficios conozcan durante su desarrollo, más fácil va a ser su elección posterior.

Para extender el conocimiento de sus posibilidades recomienda llevarlos de excursión a diferentes lugares para que vean «in situ» cómo se desarrollan las profesiones. Si los incentivamos a aventurarse y a descubrir, desarrollarán la capacidad de animarse a experimentar cosas nuevas.

Visitar museos, granjas escuela, zoológicos, etc., los estimula mucho. E Internet también puede ser un buen lugar para alentar la curiosidad de nuestros hijos y mostrarles el mundo y el papel que ellos pueden desempeñar en él si lo desean.

El rol de los juguetes

Dejarlos elegir con libertad con qué juguetes quieren jugar es clave a temprana edad. Desde que nacen los chicos exploran a través del juego y rápidamenre uno advierte que prefieren unos sobre otros. Es importante permitirles elegir sin prejuicios porque no a todas las niñas les gustan los juegos de cocina, ni a todos los niños les gustan los coches. El mercado ofrece una amplia variedad de juguetes educativos y los pequeños rápidamente dan pistas al mostrar interés por algunos de ellos o por ciertas actividades.

Los padres deben mantener la mente abierta y no sacar conclusiones rápidas. El hecho de que los niños prefieran actividades creativas no quiere decir que seguirán ese tipo de profesiones en el futuro, pero seguro les sumarán capacidades que los ayuden a ver e interpretar el mundo de una manera diferente, lo cual puede ser de mucha utilidad en cualquier ámbito.

Actividades extracurriculares para niños de 6 a 16 años

Desde los 6 años hasta los 16, los niños llevan a cabo actividades no sólo en la escuela sino fuera de ella. En el colegio estudian diferentes asignaturas y unas les gustarán más y otra menos. A medida que van creciendo, irán estableciendo sus preferencias y nos orientarán sobre cómo ayudarlos.

En esta fase, los padres podemos guiar a los niños explicándoles la variedad de actividades que pueden escoger luego de la escuela (artes marciales, baile, informática, inglés, fútbol, basquet, etc). Estas actividades se pueden también elegir teniendo en mente el tipo de aprendizaje y las destrezas que cada niño. Debemos preguntarnos y consultar a los profesores si su aprendizaje es de tipo visual, aural, verbal, físico o lógico, si es social o solitario, etc. Esto nos dará pautas para guiarlo y ayudarlo a elegir actividades que disfrutará.

Es bueno permitir que los chicos vayan adquiriendo independencia de a poco, hasta llegar a los 16-18 años, momento en el que buscarán su sitio sin aceptar con mucho agrado la oposición. La edad de elección de una profesión ocurre alrededor de los 18 años, cuando los adolescentes deciden si trabajar, seguir estudiando una carrera o aprender un oficio más especializado.

Otras actividades que los chicos te agradecerán

* Teatro: Actividades como el teatro son muy positivas porque enseñan a los niños a no tener miedo a hablar en público, a ser más asertivos, a expresar sus emociones e incluso a saber canalizar sentimientos como la ira y la tristeza.

* Deportes: Estos se deben elegir de acuerdo al temperamento y preferencia de cada niño. Si le gustan más las actividades solitarias, es una buena idea intentar estimular su aptitud social por medio de los deportes en equipo. Los deportes, además de ayudarles a su desarrollo motriz, les enseñan a trabajar en equipo y a comunicarse mejor. Por otra parte, los mantiene saludables y aprenden a querer y a cuidar su cuerpo.

* Música: Aprender un instrumento musical es una forma de potenciar la sensibilidad y la creatividad de los niños y los ayuda a desarrollar la motricidad fina. Hay muchas actividades interesantes que cada niño puede elegir como grupos musicales, canto, coros y danzas. En todas estas actividades es importante estar muy atentos a sus gustos.

 

Fuente: entremujeres.clarin.com