Adolescentes con dificultades en el lenguaje. Esquivar el fracaso escolar.

Adolescentes con dificultades en el lenguaje. Esquivar el fracaso escolar.

  ADOLESCENTES CON DIFICULTADES EN EL LENGUAJE. ESQUIVAR EL FRACASO ESCOLAR De todas las metáforas que han tratado de representar el sistema educativo, la más terrible sin duda, y contra la que muchos entregados educadores y familias luchan, es aquella que dibuja nuestro sistema de enseñanza como un enorme filtro, un enorme colador encargado de separar a aquellos que se asemejan al perfil que hemos diseñado, de aquellos otros cuyas habilidades no se ajustan al molde. Algo de verdad hay en esta metáfora, cuando algunos estudios sitúan el fracaso escolar en la Educación Secundaria Obligatoria en un 28, 4% (Fernández , Mena y Riviere, 2010). La injusticia del problema puede acabar de indignarnos si comprendemos que, un grupo que suele frecuentar dicho fracaso, lo conforman niños con dificultades de aprendizaje de origen neurobiológico (Martínez-González y Álvarez-Blanco, 2005). Contra esta discriminación, de naturaleza casi genética, asociaciones, familias y profesionales sensibilizados llevan años luchando.   LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE DEL LENGUAJE. UN CONJUNTO HETEROGÉNEO   Las dificultades específicas de aprendizaje del lenguaje en el ámbito psicoeducativo (NJCDL, 1994) o en el ámbito clínico el Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) (Mendoza, 2016) son el grupo más característico de adolescentes que presentaría dificultades para la expresión y la comprensión del lenguaje. Presentarían estos niños dificultades en aspectos tales como el léxico, la gramática o el desarrollo del discurso. No obstante, existen otros grupos con dificultades de aprendizaje de origen neurobiológico en los que también se han descrito, recurrentemente, déficits lingüísticos asociados: Niños con dislexia: en un estudio ya clásico Share y Silva (1987) demostraron que, junto a su dificultad característica para leer, escribir y comprender textos escritos,...
5 razones para estudiar una maestría

5 razones para estudiar una maestría

Si has considerado estudiar un posgrado, pero aún no te decides, te compartimos cinco razones para hacerlo. Hoy día, pocos dudan que estudiar una licenciatura es un paso necesario para crecer personal y profesionalmente, para abrirse el panorama y tener acceso a una mejor calidad de vida. Pero cabe preguntarnos: ¿tener un título universitario es suficiente para destacarnos en el ámbito profesional? En un mundo tan competido como el nuestro, muchos afirman que no. De acuerdo con diversos estudios,cada vez más empresas buscan personas con conocimientos especializados para ocupar puestos estratégicos en las empresas. Se dice fácil, pero estudiar una maestría requiere una inversión importante de tiempo, esfuerzo y dinero. ¿Realmente vale la pena? Es decir, ¿esto realmente se verá reflejado en tu futuro? La respuesta es “sí”. La decisión de estudiar o no un posgrado depende completamente de tus objetivos personales y profesionales. Sin embargo, es un hecho que, entre mejor preparado estés, mayores serán tus posibilidades de encontrar un trabajo que se ajuste a tus expectativas. Aquí te damos cinco motivos por los que vale la pena estudiar una maestría. ¡Toma nota y decide si aplican para ti! 1. Porque te permitirá aprovechar una gran área de oportunidad en el campo laboral Escuchamos una y otra vez que hay mucha competencia en el ámbito laboral, tanto así, que el mercado está “saturado”. Si bien esto es cierto con los puestos de menor responsabilidad, la situación cambia conforme escalan los niveles organizacionales. De hecho, según una encuesta reciente de la bolsa de trabajo Manpower, los empleadores cada vez tienen más dificultad para cubrir posiciones estratégicas en sus empresas. ¿La causa? Falta de talento. 24% afirma que...
Nuevo estudio revela que las niñas obtienen mejores notas que los niños

Nuevo estudio revela que las niñas obtienen mejores notas que los niños

Un estudio, publicado en la revista Psychological Bulletin, en el cual se analizó información de un millón de estudiantes de 30 países reveló que contrario a lo que piensa la opinión pública, las niñas obtienen en comparación con los niños, mejores calificaciones en todas las materias incluidas las matemáticas o ciencias y lo han hecho durante casi un siglo. Todo comenzó con la denominada “Crisis de los chicos” en Estados Unidos, la cual se evidencia por que los jóvenes se estaban quedando atrás de sus contrapartes femeninas, en cuanto a calificaciones, test estandarizados y no asistir a la universidad en la misma proporción.  Esta crisis se baso en el supuesto de que los jóvenes habían perdido terreno en el trascurso del tiempo y ya no brillaban tanto en aéreas que se consideraban de  su dominio, tales como la matemática o las ciencias naturales y empezaban a ser superados por las mujeres. Sin embargo la investigación de Daniel y Susan Voyer de la Universidad de Brunswick en Canada, muestra que esta suposición de que los niños son mejores estudiantes que las niñas no es tan cierta,  Los hallazgos provienen de un mega-meta análisis de datos recolectados entre 1914 a 2011 en más de 30 países alrededor del mundo que analizó datos de un total de más de un millón de estudiantes. (Voyer &voyer, 2014) Los hallazgos desvirtúan la creencia de que los niños son mejores estudiantes y muestra que las niñas siempre lo han hecho mejor. En lugar de pruebas de aptitud, los resultados del estudio se basan en las calificaciones escolares. El autor principal del estudio Daniel Voyer, explico las razones: las notas escolares reflejan el aprendizaje en el contexto social más amplio de la...
¿Cueces o enriqueces? Metodologías activas al servicio del que aprende

¿Cueces o enriqueces? Metodologías activas al servicio del que aprende

¿Sabes qué significan estas siglas? ApS, AEPC, ABJ, ABR, ABP, ABP, ABP, ¿AB… crem? ¿AB… qué? Si has adivinado alguna de ellas, es porque asistimos a un momento pedagógico donde las metodologías activas se presentan como una solución posible para que la escuela del siglo XXI responda a las exigencias que demanda la sociedad. Los espacios educativos de la Red se ven inundados de estas siglas y otras similares. Y es que podemos afirmar que esto de las metodologías activas es como tener ocho apellidos para un mismo nombre; ese nombre es “ACCIÓN”. El papel activo del alumno en educación no es algo vanguardista, ya los psicólogos y pedagogos constructivistas del siglo pasado defendían la necesidad de que los estudiantes fueran los protagonistas de su propio aprendizaje; es decir, postulaban una enseñanza orientada a la acción del que aprende. Incluso la normativa vigente recoge este precepto desde hace décadas. La cuestión ahora es cómo hacer partícipes a los alumnos. ¿Qué implica tener un papel activo? ¿Qué metodología elegir? ¿Por dónde empezar? La revolución metodológica ¿Quién aprende? El baúl metodológico Una solución mágica Tecnologías para la acción Referencias de buenas prácticas 1. La revolución metodológica La educación por competencias implica saber, saber hacer y saber ser. Esto es: tener conocimiento sobre un tema, habilidades para poner en práctica el conocimiento adquirido y valores que sustenten nuestros actos; todo a la vez. Este enfoque competencial, preceptivo desde que entrara en vigor la Ley Orgánica de Educación de 2006, ha impulsado que prosperen diferentes metodologías activas en los últimos años. Algunas presentes desde el siglo pasado, pero que han vuelto a emerger en el marco educativo actual y se siguen conceptualizando, renovando. Desde el Ministerio de Educación también se dictan orientaciones para...
Recursos Tecnológicos Educativos

Recursos Tecnológicos Educativos

En las innovaciones educativas actuales que se han propuesto en las instituciones a nivel mundial, se encuentran aquellas de índole tecnológicas, las cuales se busca obtener una mejor forma de impartir la información, para los profesores y la mejor retención de la información para los alumnos, donde el factor principal sea la búsqueda y el desarrollo de habilidades propias que puedan capacitar en una educación superior. Implicando planteamientos nuevos que en cierto modo están en contraposición a las enseñanzas tradicionales, mediante la adherencia de una postura constructivista de la enseñanza y el aprendizaje por lo que se requiere de  la disposición de la utilización de los recursos, la disponibilidad de su adquisición, nuevas propuestas pedagógicas que sean acordes, acomodación de las temáticas educativas y el apoyo e interés de la institución en si misma. Estos recursos tecnológicos llevan el nombre, o son conocidas actualmente como tecnologías de la información y la comunicación (TICS). Estos recursos tecnológicos de información y comunicación brindan la oportunidad a los docentes de visualizar y modificar las estrategias tradicionales de la enseñanza, con el fin de expandirlas e integrarlas a actividades novedosas que son interesantemente atractivas para el alumnado y que sean aprovechadas como recursos de aprendizaje por los mismos. Por lo que es necesario evaluar la calidad del software educativo, desde la perspectiva pedagógica como técnica sobre su potencial didáctico e integración curricular en la institución. En estos se deben tener en cuenta aspectos de  interfaz, contenido, interacción que ofrece el material, facilidad de uso, coherencia, motivación, facilidad de adaptación, recursos multimedia, navegación, seguimiento de resultados y cooperación facilitados por el programa. También puede...