Padres responsables, niños responsables

Padres responsables, niños responsables

Cuántas veces se oye decir a los padres: “Esta tarde tengo que estudiar matemáticas que la niña mañana tiene examen” o “¡Esta tarde tengo un lío… en Plástica han mandado hacer un volcán y no veas lo complicado que es!”. Ha llegado un momento en el que los padres han vuelto a la escuela a estudiar y a hacer los trabajos de sus hijos. Y claro, que si ya es complicado trabajar, gestionar los horarios de los hijos y organizar una casa, imagínate si además de eso tienes que ponerte a estudiar de nuevo “la EGB”. Muchos padres asumen las notas de sus hijos como si fueran sus propias notas. Tanto los padres como los niños tienen su sitio y su responsabilidad. Si los padres asumen el papel del niño no le están dando espacio y tiempo para que desarrolle sus propias habilidades y sus responsabilidades, más allá de las Matemáticas, la Lengua o las Ciencias. Responsabilidad significa ser capaz de manejar algo con habilidad. Y si queremos que nuestros niños asuman sus responsabilidades tenemos que dejarles que realmente tomen conciencia de las consecuencias de no estudiar o de no sacar un diez. ¿Es algo tan traumático para un niño de ocho años que no apruebe un examen? Pues no debería serlo. Estamos educando a los niños en la cultura de la no-frustración. Si un niño no “aprueba”, puede que sea el momento para pedir ayuda a un compañero o para darse cuenta de que tiene que dedicarle más tiempo a asignaturas que le cuestan más. Y no pasa nada, para eso se va al colegio, para aprender. Y muchas...
No me quedé ¿Y ahora qué hago?

No me quedé ¿Y ahora qué hago?

No es fácil lidiar con una noticia así. Estas diez acciones pueden ayudarte cuando el “No me quedé ¿y ahora qué hago?” y otros pensamientos negativos rondan por tu mente. Recuerda que no estás solo. Al revisar la lista de ingreso, no tuviste el número de aciertos que necesitabas para entrar a tus opciones y por tu mente no pasa otra idea más que “No me quedé”. Esta realidad la vivimos muchos de los estudiantes de licenciatura en México, en donde el tema, en ocasiones es una falta de cupo disponible para todos los que desean ingresar. Es difìcil lidiar con un momento así en la vida, puede ser un proceso duro de comprender y que lleva su tiempo para poder superarlo. No todos lo sentimos igual y en ocasiones no tenemos el apoyo que quisiéramos. Sin embargo, deseamos ayudarte a pasar este trago amargo, sabiendo que con estas acciones quizá puedas hallar un consuelo. 1. No te atormentes con el pasado Cuando recibimos la noticia lo primero que pensamos es “quizá pude haber estudiado más”, “quizá pude prepararme mejor” y dudar de nuestra valía, las aptitudes y habilidades que tenemos. Sin embargo, esto es lo peor que podemos hacer para castigarnos, ya que no podemos cambiar el pasado. Nada de lo que digamos o pensemos puede cambiar lo que ya sucedió. Mirar hacia atrás queriendo cambiarlo, solo te servirá para abrir la herida. 2. Desahógate  Permítete llorar a gusto. Date la libertad de sentirte triste y acongojado al menos por un día, pero ya que pase ese día, ve hacia adelante. Está bien darle salida a nuestros sentimientos,...
El sistema educativo del siglo XIX en pleno siglo 21

El sistema educativo del siglo XIX en pleno siglo 21

REINTERPRETARSE, TRANSFORMARSE SON ELEMENTOS NATURALES Y NECESARIOS… Se ha convertido progresivamente, en un hecho palpable, la necesidad de transitar del modelo de educación imperante, que se ha especializado en enseñar e imponer un conocimiento, que mecaniza e industrializa a la persona; hacia el que precisa la naciente sociedad del siglo XXI: educar para orientar, acompañar para aprender, para descubrirse a sí mismo, en donde predomine la adquisición de principios y valores humanistas, el desarrollo de la inteligencia emocional y herramientas sociales como elementos superiores al coeficiente intelectual, privilegiar el ser competente ante el solo hecho de competir, aprender a convivir… Esto supone que el aprendizaje es una experiencia personal que se torna inmediatamente colectiva, que tiene lugar en tu interioridad mas con un alcance social… Superar mitos, miedos, negaciones, conveniencias mezquinas… Abrir las puertas a nuevos conceptos e interpretaciones, que están presentes y que forman parte integral del ser humano, pero que se les pretende ignorar…     Fuente:  Psicología, Neurociencia, Educación, Inteligencia Emocional y...
Diez consejos para el éxito de su hijo en la escuela

Diez consejos para el éxito de su hijo en la escuela

No es ninguna sorpresa que el éxito o fracaso en la escuela empieza en casa. Estudios han relacionado el desempeño académico deficiente con factores como falta de sueño, mala nutrición, obesidad y falta de apoyo de los padres. La buena noticia es que los mismos estudios también mostraron calificaciones más altas en las pruebas para los estudiantes que viven en hogares en donde existen hábitos saludables, rutinas regulares y buena comunicación. ¿Cómo puede garantizar el éxito de su hijo en la escuela este otoño con la mejor base posible? Siga estas 10 sugerencias y vea a su hijo triunfar. Aplique hábitos saludables Usted no puede desempeñarse bien cuando no se siente bien. Para ayudar a su hijo a tener mejores oportunidades para triunfar en la escuela, asegúrese de que siga hábitos saludables en casa. Elija una hora de dormir que le dará a su hijo suficiente sueño y proporcione un desayuno saludable todas las mañanas. Estimule el ejercicio y limite la cantidad de tiempo que pase viendo televisión, jugando juegos de video, escuchando música o usando la computadora. Apéguese a una rutina La mayoría de niños se desarrollan en estructuras y responderán bien a las rutinas que los ayudan a organizar sus días. Por ejemplo, en nuestra casa, mi hijo se viste, arregla su cama y desayuna mientras yo le preparo su almuerzo y preparo su mochila escolar con las tareas terminadas y formularios completos. Cuando llega a casa en la tarde, le sirvo un refrigerio y él hace su tarea mientras yo preparo la comida. Sus rutinas pueden ser diferentes, pero la clave es hacer lo mismo todos los...
Niños sobreestimulados: cómo la tecnología ha transformado la infancia

Niños sobreestimulados: cómo la tecnología ha transformado la infancia

Hoy, un niño de diez años ha recibido más estímulos que la humanidad en los últimos 40 mil años. ¿Cómo afecta esto su desarrollo y aprendizaje? Ser niño hoy significa estar expuesto constantemente a demasiados estímulos: entre los medios de comunicación y otras nuevas tecnologías que permiten el acceso a internet casi en cualquier momento y lugar, a muchos les resulta difícil concentrarse por mucho tiempo y encuentran la escuela “aburrida”.  De hecho, muchos menores de entre dos y cinco años tienen más habilidades para usar computadoras, smartphones y navegar en internet que para nadar, abrocharse un botón, cerrarse el abrigo o andar en bicicleta, de acuerdo a un estudio realizado por la firma AVG Technologies. Según la encuesta que respondieron 2 mil 200 madres de Estados Unidos, Canadá y algunos países de Europa, 19% de sus hijos eran capaces de usar una aplicación de smartphone, pero sólo 9% podían atarse los zapatos; 25% sabía abrir una ventana en un navegador de internet mientras sólo 20% nadaba sin ayuda. En los años recientes los dispositivos con internet como tablets y smarphones han sustituido a la televisión como alternativa de entretenimiento e, incluso, niñera electrónica. De acuerdo a un estudio realizado en América Latina por el canal de televisión Cartoon Network, los niños de seis a 11 años navegan en promedio dos horas por día, entre tres y cuatro días a la semana. Padres ausentes, tecnología demasiado presente A esto se suma la situación familiar: la mayoría de los pequeños crecen con la ausencia constante de sus padres debido a cuestiones laborales. Al mismo tiempo, se enfrentan con una exigencia muy alta por parte...