Para un niño, sobre todo el que acaba de comenzar sus estudios, la escuela alberga un millón de razones para sentir emociones alegres y otras no tanto. Por eso, a la hora de prepararlos, no solo hay que enseñarles a leer y escribir. Puedes jugar o compartir historias de tu vida en esa etapa de tu infancia: lo importante es explicar con antelación qué es lo que le espera al niño y cómo debe comportarse, ya que hay cosas que solo los padres pueden explicarle.

Mi hija tiene 11 años y está en quinto grado. Yo misma estudié en dos escuelas y no me gusta recordar esa época porque lo desagradable me supera, aunque conozco a muchas personas que recuerdan con entusiasmo esta etapa escolar. Con el fin de que mi hija se una a estos últimos en su experiencia, y no a mí, a veces implícitamente (y otras directamente) le inculco algunos principios. Reflexioné sobre ellos incluso cuando comenzó en el kínder. Especialmente para Genial.guru, comparto estos principios con los lectores.

Para los alumnos de primer grado y sus padres, todo parece inusual, poco acogedor y, por eso, a veces algo atemorizante. Todo es desconocido (la escuela, otros niños, maestros), todo pasa por primera vez (clases, calificaciones, deberes, una lección abierta, comprobación de la velocidad de lectura y, finalmente, la fiesta de fin de curso escolar). Otra niña lee más rápido que los demás y ha reprobado matemáticas, y el vecino de pupitre se burla de ella y le quita los libros de texto.

Esto resulta difícil de lidiar incluso para los padres, pese a ser adultos y ya haber pasado antes por todo eso, para el niño es mucho más difícil. Especialmente si no fue al kínder y en el parque infantil no presentaba problemas especiales.

Por lo tanto, asegúrate de explicarle al niño lo siguiente:

  • Las lecciones no son tan importantes como para descuidar tu salud, tanto mental como física. Si te sientes mal, explícaselo a los adultos.
  • No te compares con los demás. Estás en la escuela, no para participar en una carrera por buenas calificaciones, sino para adquirir conocimientos.
  • Por el mismo motivo, no persigas buenas notas, lo importante es entender bien el tema y saber más de este. No te vamos a regañar por un aprobado raso, pero la mejor nota también nos alegraría.
  • Si te resulta difícil algo o no consigues entenderlo, pídele ayuda al maestro o a nosotros.
  • Es normal preocuparse por los exámenes y las pruebas, pero recuerda siempre: la escuela no es la vida entera, es solo una parte de esta, así que no te preocupes demasiado por eso.
  • El profesor también es una persona que puede sentirse cansada, enfermar o cometer un error por accidente. Recuérdalo, percibe su trabajo con respeto y no le compliques su labor.
  • Nunca participes en el acoso escolar, o bullying. ¿Qué es el bullying? Cuando una persona ofende a alguien más débil que él constantemente y a propósito. No lo hagas y si alguien en la escuela lo hace, cuéntamelo. Encontraré cómo ayudar a ese niño.
  • Si no infringes las reglas, no debes ser castigado o intimidado. Puedes jugar a un juego en el teléfono durante el recreo, cuando esto no moleste a nadie y no te distraiga de tus estudios. Puedes pedir ir al baño durante la clase, si no te puedes aguantar. También puedes rechazar la comida en el comedor si no te apetece comerla. Si crees que el profesor se equivocó o fue grosero, cuéntamelo, lo resolveré.
  • Si rompes una regla, el maestro tiene derecho a que haya consecuencias, como por ejemplo, quitarte el teléfono hasta que terminen las clases. Pero no puede pegarte ni humillarte, ni reírse de ti. Si esto sucede, cuéntamelo.
  • Aprende a comunicarte con la gente porque es posible que estudien contigo hasta que la escuela termine. Pero si alguien de tus compañeros te hace daño, primero trata de resolver el problema tú mismo. Si no funciona, debes pedir ayuda al maestro o a nosotros.
  • Esfuérzate. Estas lecciones te serán útiles en el futuro, así que apréndelas bien ahora mismo. Aprende también a pensar.
  • Mantén la disciplina. Las normas están inventadas para que las cosas sean más fáciles para todos, también para ti. Realiza las tareas, escucha al maestro, prepara tu mochila por tu cuenta, sin tener que recordártelo.
  • No solo en la escuela puedes obtener conocimientos. Si quieres saber más sobre algo, consúltanos, te ayudaremos a encontrar las respuestas.

¿Qué le aconsejaste a tu hijo antes de empezar la escuela?

Fuente: genial.guru