Si vas a empezar la universidad el curso que viene probablemente tendrás que enfrentarte al mismo problema que la mayoría de “novatos”: compaginar una intensa vida social con tu rendimiento académico, y más ahora que las segundas y terceras matrículas pueden llegar a costar el triple del precio inicial. Así que lee atentamente esta breve guía que te aporta diez prácticos consejos que te ayudarán a superar tu primer curso en la universidad.

  1. Conoce tu campus. Algunas facultades son enormes y tienen gran cantidad de pasillos, alas y aulas. Si no quieres empezar llegando tarde a todas tus clases, tómate un tiempo para familiarizarte con el entorno en el que pasarás gran parte de los próximos años. No hace falta que vayas a pasearte por el campus la semana antes de empezar el semestre, pero puedes aprovechar el primer día para llegar una hora antes e ir explorando la facultad.
  1. Elige tus asignaturas a conciencia y prioriza. Al menos durante el primer semestre intenta no agobiarte con un exceso de actividades extracurriculares (fiestas). Además, algunos grados presentan itinerarios especializados y, aunque muchos retrasan la elección de estas asignaturas hasta el segundo ciclo, no siempre es así. Infórmate bien si no quieres llevarte sorpresas en el futuro.
  1. Relaciónate con tus compañeros. Las novatadas no solo sirven para que los veteranos descarguen su ira contra ti, aprovéchalas para conocer a las personas con las que pasarás gran parte de los próximos años (y a las que acabarás pidiendo los apuntes de más de una asignatura). También puedes utilizar estas actividades para relacionarte con los alumnos de cursos superiores, que ya han pasado por tu misma situación y son los que mejor podrán aconsejarte respecto a las clases, los profesores y exámenes.
  1. Muestra interés. Las clases suelen ser más grandes que en el instituto y en aquellas especialmente numerosas los profesores no llegarán ni a conocerte de vista. Muestra curiosidad, pregunta cuando tengas dudas y acude a las tutorías si lo consideras necesario. Piensa que tendrás que lidiar con los mismos profesores durante toda tu estancia en la universidad y tratar con ellos mejorará tus posibilidades de aprobar.
  1. Sé el primero en apuntarte a las prácticas. Muchas veces los profesores cuelgan listas para organizar las sesiones prácticas. No lo dejes para más tarde a no ser que estés interesado en ser el último pringao en salir del campus el viernes a las ocho de la tarde.
  1. Organiza tus comidas. Hay gente que prefiere llevar sus tuppers para ahorrar, otros comen en la cafetería. Si eres de los primeros, revisa el horario el día antes y, si prefieres la segunda opción, pregunta por los bonos que ofrecen la mayoría de comedores universitarios.
  1. Planifica el transporte. Compra el abono que más se ajuste a tus necesidades dependiendo de los días o veces que tengas que ir a clases.
  1. Revisa tu correo y la plataforma virtual regularmente, si puede ser antes de salir de casa. No solo sirven para colgar las lecciones, ya que los cambios de aulas y las faltas de asistencia de los profesores se suelen anunciar mediante este tipo de medios.
  1. Mantente en forma. Algunas universidades cuentan con excelentes instalaciones para la práctica de ejercicio físico que suelen ser más económicas que el resto de opciones, ya que están subvencionadas. Además, es una forma fácil y práctica de conocer a gente. Si se te da bien algún deporte en particular, quizás quieras participar en los numerosos equipos o torneos universitarios que organizan campus y facultades.
  1. Lleva el trabajo al día y planifica el estudio. Sí, es el típico consejo que te daría tu madre, pero al menos hazle caso en éste. Con los nuevos grados hay más presentaciones y entregas de trabajo, por lo que crear tu propio calendario puede ser una buena idea para recordar  las fechas más importantes.

 

Fuente: emagister.com